Compromiso contra el proteccionismo: Postura de organizaciones Latinoamericanas

Original Publication Date: 
16 December, 2011

Ante el Compromiso contra el proteccionismo, impulsado por Australia, Canadá, Estados Unido, Japón y la Unión Europea el día 15 de diciembre del 2011 en el marco de la 8va Conferencia Ministerial de la OMC, y firmado por otros 18 países entre ellos México, Perú, Chile, y Costa Rica, nosotros aquí firmantes, organizaciones de Argentina, Brasil, México y Perú, unidos a los más de 50 representantes de la sociedad civil de 30 países del mundo aquí presentes en Ginebra, Suiza ante la 8va Conferencia Ministerial de la OMC, nos levantamos de una sola voz para denunciar este Compromiso contra el proteccionismo impulsado por un puñado de países que buscan continuar colocando el libre comercio y los intereses de las transnacionales por encima de la satisfacción de las necesidades de nuestros pueblos, a pesar de la profunda crisis económica que estas políticas han ocasionado.

No es con llamados contra el proteccionismo, sino con medidas reales a favor de países del Sur Global y el replanteamiento profundo de las reglas comerciales vigentes que el sistema mundial de comercio se reencauzará por la senda del desarrollo, constituyéndose en un medio y no en un fin en sí mismo.

Manteniendo el dogma de que el libre comercio nos conduce al mejor de los mundos posibles, países que hacen depender sus dinámicas económicas del comercio pretenden llevar al resto del mundo su fe en un libre comercio sin consideraciones para el desarrollo, posiciones estas que contribuyeron a llevar el mundo a una crisis económica, financiera, alimentaria, energética y ambiental de enormes proporciones y por la cual todos actualmente sufren.

Si no aceptan hacer las concesiones pertinentes a favor de los países menos desarrollados ni incluir las medidas apropiadas para que el comercio se someta a consideraciones de justicia social, respeto laboral, sustentabilidad ambiental, transferencia tecnológica, encadenamientos productivos e industriales internos, financiación para el desarrollo y aliento de integraciones regionales de paz y cohesión social, los llamados contra el proteccionismo revelan sus verdaderas intenciones de imponer sus viejas recetas neoliberales, como el acceso a mercados, la apertura de los mercados públicos a intereses extranjeros, derechos excesivos a los inversionistas, etc.

Lejos de replantearse las injustas y desequilibradas reglas comerciales vigentes que sólo benefician la concentración comercial en un puñado de empresas transnacionales y la primarización de las exportaciones sobre la base de la creciente e irracional explotación de recursos humanos y naturales del Sur, lo que se hace es tender una cortina de humo para esconder las consecuencias y la influencia negativa del comercio cuyas actuales reglas profundizan la pobreza, la desigualdad y la crisis que nos agobian.

En lugar de continuar con la mercantilización de los bienes comunes, la financiarización de los alimentos y de otros productos básicos para la vida humana, reiteramos la necesidad de fortalecer la capacidad de las comunidades y la responsabilidad que tienen los Estados en implementar políticas para el bienestar común, incluso las que estén encauzadas a salvaguardar sectores estratégicos en cada nación y la garantía de la autosuficiencia y soberanía alimentaria, para las cuales es necesario tener todo el espacio de maniobra para políticas nacionales.

El reclamo que les hacemos es que no dilaten más la agenda del desarrollo, cumplan con sus compromisos de facilitar el comercio de los países empobrecidos del Sur, cesen de fomentar divisiones entre los países miembros de la OMC mediante acuerdos plurilaterales, y dejen de presionar para la inclusión de “nuevos temas” – como inversiones - que entorpecen y estancan la finalización de las negociaciones comerciales multilaterales desde una perspectiva de desarrollo y no corporativa. El comercio debe ser justo y entendido como un instrumento posible para el desarrollo, y no como un fin en si mismo, y por eso debe ser subordinado a proyectos amplios de desarrollo de las naciones y los pueblos.

Exhortamos a todos los gobiernos de los países de América Latina y del Caribe a resistir a las presiones de los países promotores de este Compromiso contra el proteccionismo, e instamos a Chile, Colombia, Costa Rica y México a retirar su apoyo a esta iniciativa.

Ginebra, a 16 de diciembre del 2011

Firman:
CGT, Argentina
FOCO, Argentina
REBRIP, Brasil
CUT, Perú
CUT, Brasil
REDGE, Perú
RMALC, México